Este es un espacio para compartir las prácticas que en el dia a dia de la tutoria hemos llevado a cabo en el aula y nos han permitido acompañar al alumno como persona y en su proceso de aprendizaje. Está abierto a las consultas que queráis ir formulando para poder compartir más experiencias.

Entradas etiquetadas como ‘fracaso’

Educación inclusiva

Esta vez comparto las ideas a través de las imágenes del video del Simposium de Educación del ITESO y de las palabras escritas por un periodista de la Jornada sobre la entrevista que me realizó:

Entrevista del Simposium de educación

Articulo de la entrevista para La Jornada de Jalisco

Me gustaría acabar recordando que la finalidad de la educación inclusiva es asegurar la igualdad de oportunidades de todos los alumnos ante la educación y evitar el fracaso escolar y el consecuente riesgo de abandono del sistema educativo.

Anuncios

No hay errores, hay oportunidades para aprender

En nuestra cultura el error se vive como fracaso, como algo “vergonzoso”. En EEUU fracasar forma parte de la formación, la gente entiende que debe arriesgarse y, si va mal, habrá aprendido y volverá a empezar.

Cuando Edison inventó la bombilla, no le salió a la primera, realizó más de mil intentos. Un discípulo suyo le preguntó por qué persistía en construir una bombilla, si tras más de 1000 intentos no había conseguido más que fracasos. Edison respondió: no siento que sean  fracasos, he conseguido saber 1000 formas de cómo no se debe hacer una bombilla. Persistiendo, Edison consiguió construir la primera bombilla. Para él “una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo”.

En el proceso de aprendizaje hay muchas equivocaciones hasta que llegamos al camino correcto.

 

Considero que no hay errores, porque éstos son oportunidades para aprender. Si no nos  equivocamos, no podemos aprender a hacerlo bien. Y si no nos dan el espacio de reflexión, ni las directrices para ello (según la edad), no podremos aprender. ¿Cuantos “errores” no han permitido grandes avances en ciencia?

Una de las bases de aprendizaje es la tolerancia a la frustración. Un niño con una buena tolerancia aprende antes y mejor. Actualmente nos estamos encontrando con muchos alumnos con tolerancia a la frustración a cero o bajo cero.  Muchos niños son educados en la cultura de que tenga lo que quiere, o pensamos que quiere, y lo que necesita, o pensamos que necesita. Antes de que él pueda vivir que no le sale a la primera algo, ya se le está evitando que se lleve “un disgusto”. Pero realmente ¿qué le estamos evitado?, ¿de qué le estamos privando?

Mostrémosles que siempre podemos encontrar una solución, que podemos pedir ayuda y que, reflexionando, obtenemos un aprendizaje.

¿Cómo podemos fomentarlo en la escuela?

  •  Favoreciendo la autocorrección: marquemos la equivocación en el trabajo, dejemos que la corrija y que nos cuente porque estaba mal.
  • Favoreciendo la aceptación del “error”. Muchos alumnos no reconocen que se han equivocado y este es el primer paso. Para ello es importante el siguiente punto.
  • Favoreciendo un espacio semanal en el que cada alumno del grupo clase comente donde se equivocó, sobretodo en la interacción con los demás, y que aprendió.
  • Educando que pedir ayuda no es una debilidad (cuidando que no sea ésta la primera opción antes de intentarlo).
  • Evitemos castigar los errores y favorezcamos la reflexión y resarcir a las personas afectadas cuando la equivocación ha afectado a otros. (Castigar sin ir de excursión por pelearse con un compañero, no permite reflexión ni asumir, con la persona afectada, una responsabilidad).

Cultivando la tolerancia a la frustración y teniendo claro que no hay errores sino oportunidades para aprender, estamos cultivando una base de aprendizaje.

¿Les damos la oportunidad?

 

 

Nube de etiquetas