Este es un espacio para compartir las prácticas que en el dia a dia de la tutoria hemos llevado a cabo en el aula y nos han permitido acompañar al alumno como persona y en su proceso de aprendizaje. Está abierto a las consultas que queráis ir formulando para poder compartir más experiencias.

Entradas etiquetadas como ‘divorcio’

¿COMO PODEMOS ACOMPAÑAR A NUESTROS HIJOS O ALUMNOS EN LA SEPARACIÓN DE LOS PADRES?

En este proceso hay un mensaje clave para los padres: DEJAN de ser PAREJA, pero NO DEJAN de ser PADRES. Tienen que ser muy conscientes de ello puesto que a veces no les es tan fácil distinguir los dos roles y los hijos son los que acaban sufriéndolo.

Es importante comunicar a los hijos la nueva situación, los dos padres JUNTOS y dejarles claro, con palabras y con hechos (con respeto), que se siguen queriendo aunque de distinta forma  (ellos también quieren a su madre de manera distinta a su maestra o a su tía). A los más pequeños es importante decirles que ahora los padres necesitan más calma, tranquilidad y que vivirán en casa distintas. Dejarles claro que ellos tendrán su habitación en cada casa y que de los juguetes que tienen en la casa actual, algunos también los podrán llevar a la otra.

Es básico que los padres tengan muy presente  que, POR LOS HIJOS:

a) Deben mantener los mismos principios educativos, inculcar los mismos valores… aunque estén en distintas casas. Por lo tanto será clave que los padres se comuniquen.

b) No hablar despectivamente del otro, puesto que sigue siendo SU padre o SU madre.

c) Si en algo no se está de acuerdo con la expareja, no contradecir a su padre / madre delante de los hijos, sino llegar a un acuerdo los padres.

d) Seguir hablando e informando al otro de todo lo relacionado con el hijo (reuniones en la escuela, enfermedades, amistades…), a la vez que mostrar interés por el hijo aunque no viva todo el tiempo en casa. Estos cuatro puntos serán claves para su estabilidad emocional.

Ante esta nueva situación, y según la edad de los hijos, pueden aparecer cambios a nivel emocional y de conductas en ellos. Puede aparecer un sentimiento de culpa,  que a veces los hijos expresan claramente y otras a través de su comportamiento.

Aparecen miedos que son importantes hablar en lugar de dejar que ellos crean lo que sea  o pensar que si no preguntan es señal de que no les preocupa. Algunos de esos interrogantes son ¿con quien irán?, ¿tendrán que elegir ellos con quien van?, ¿si hablan a mamá de papá, y al revés, ella o él se disgustará o enfadará?, ¿tendrán su espacio en la nueva casa?, ¿verán a su padre y con que frecuencia?, ¿Qué pasará en Navidad?, ¿con quien estarán en vacaciones?…. Estos miedos pueden hacer aparecer conductas de regresión como son enuresis, miedo a la oscuridad… Muchas veces también aparece agresividad durante el proceso de asimilación de la nueva situación familiar. Y si son hijos adolescentes la rebeldía propia de esta edad se acentuará más todavía. Si le acompañamos en el proceso, estas conductas serán temporales.

Puede que cuando los hijos estén con la madre, o al revés, pregunten cuando irán con el padre, pidan para verle o hablar con él. Esto no hay que tomarlo mal, ni pensar que el hijo no está bien con ella, lo que pasa es que piensa en su padre, o tiene ganas de contarle lo que le ha pasado hoy o lo que está haciendo. Es conveniente aceptarlo así a la vez que es bueno que el hijo sienta que puede hablar de su padre con su madre y al revés.

Si vemos que los hijos cuando están con la madre, no hablan del padre, o viceversa, es muy conveniente mostrar que se puede hablar del otro. El adulto debe ponerse de modelo y preguntar al hijo por su padre / madre, cómo le va en el trabajo, si ha estado enfermo… Hacer preguntas que muestren un interés por el otro, no hacer preguntas para sacarles información y que hará que los hijos se sientan “chivatos”. Con eso sólo lograremos que no hablen nunca del otro, porque no se sentirán bien con ellos mismos.

Con el tiempo llega el momento en que los hijos empiezan a sacar provecho de la situación: a) piden a cada uno lo que saben que les concederá, b) disminuyen su responsabilidad en casa (“en casa de papá/mamá no lo hago”), c) manipulan situaciones “papá / mamá me deja”…. Para evitar esto es importantísima la comunicación entre los padres, a mayor sea ésta menos se darán estas situaciones.

Lo primordial ante esta nueva situación es no olvidar que se deja de ser pareja pero no de ser padre y la comunicación constante entre los padres.

Anuncios

Nube de etiquetas