Este es un espacio para compartir las prácticas que en el dia a dia de la tutoria hemos llevado a cabo en el aula y nos han permitido acompañar al alumno como persona y en su proceso de aprendizaje. Está abierto a las consultas que queráis ir formulando para poder compartir más experiencias.

Entradas etiquetadas como ‘comprensión lectora’

Educación inclusiva

Esta vez comparto las ideas a través de las imágenes del video del Simposium de Educación del ITESO y de las palabras escritas por un periodista de la Jornada sobre la entrevista que me realizó:

Entrevista del Simposium de educación

Articulo de la entrevista para La Jornada de Jalisco

Me gustaría acabar recordando que la finalidad de la educación inclusiva es asegurar la igualdad de oportunidades de todos los alumnos ante la educación y evitar el fracaso escolar y el consecuente riesgo de abandono del sistema educativo.

Anuncios

EL PLAN INDIVIDUALIZADO O ADAPTACION CURRICULAR

¿Qué hacemos cuando nos encontramos con un alumno que llega a nuestra aula con dificultades de aprendizaje? Los maestros quieren apoyar al alumno intentando adaptar los objetivos del curso a sus dificultades.

¿Qué pasa generalmente? que se tiende a rebajar el grado de exigencia para conseguir el aprobado, que muchas veces no queda constancia de las adaptaciones hechas, que estas adaptaciones no tienen una continuación el siguiente curso porque no se han diseñado siguiendo un “eje vertebral”…

En la escuela podemos hacer planes individualizados (PI) y esto no significa bajar las exigencias al alumno, porque así no conseguirá el objetivo esperado en la asignatura.

Como indica la palabra Plan INDIVIDUALIZADO  es adaptar el ritmo y metodología de aprendizaje a la realidad del alumno. ¿Esto significa hacer una clase particular y dejar a los otros alumnos? NO, precisamente con su PI el alumno podrá seguir el grupo clase. Si, cómo maestros, estamos en clase y tenemos un alumno con TDA-H que sabemos que lee muy rápido el enunciado de un problema de matemáticas y muchas veces lo resuelve a medias, ¿qué es mejor, decirle varias veces que lea el enunciado otra vez o darle el enunciado desglosado y con las palabras clave remarcadas? Le estamos apoyando, estará siguiendo mejor en el grupo clase y dejaremos de estar dedicándonos exclusivamente a él porque le damos el recurso que necesita.

Un PI persigue que el alumno consiga los mismos objetivos que el grupo clase pero con distintos recursos, metodología, presentación y teniendo en cuenta su realidad. El alumno irá consiguiendo los objetivos del grupo clase con distintos grados de complejidad, con el esfuerzo y las exigencias equivalentes al resto de sus compañeros. No se trata de pedirle menos o perdonarle fallos sino de conseguir que aprenda lo mismo pero teniendo muy presentes sus necesidades de aprendizaje.

El PI varia si es para un trastorno de aprendizaje, para un proceso madurativo o para una dificultad temporal de aprendizaje. Pero lo importante es que tiene un “eje vertebral” que va a permitir al maestro del siguiente curso escolar dar continuidad teniendo muy claro qué avances ha ido haciendo el alumno, conociendo la metodología, material de trabajo y los objetivos conseguidos.

¿El PI sólo es para español y matemáticas? No, puede ser para la asignatura que sea necesaria adaptar. ¿Sólo para Educación Primaria? No, puede darse en cualquier etapa educativa, aunque cuanto antes se realice, en caso de ser necesario, mejor. ¿Cualquier niño que le cuesten los aprendizajes hay que hacerle un PI? No, sólo cuando haya un informe diagnóstico que lo justifique. ¿Quién lo hace: la maestra, la psicóloga escolar…? Se realiza en equipo con ellas y con alguien experto en los trastornos escolares ya que esta persona será quien podrá adaptar las necesidades del alumno a los objetivos de aprendizaje, la pedagogía de la escuela y  los objetivos del curso escolar. ¿El  PI se hace para todo el curso escolar? No, se hace para un trimestre (bimestre según los países) y se revisa para readaptar de acuerdo a los nuevos objetivos de aprendizaje y a los avances del alumno.

Hay muchas más preguntas que igual se están formulando, no podemos incluirlas todas, pero no duden en contactarme a través del mail para cualquier ampliación o aclaración. He visto muchos cambios, tanto a nivel aprendizaje como emocional, en los alumnos cuando tienen los recursos que atienden sus necesidades de aprendizaje y el más importante es que expresan todo su potencial, sacan lo que llevan dentro y se fortalecen como personas.

NEUROCIENCIAS Y EDUCACIÓN

Este es el año de la neurociencia en España. Cada vez más, se está viendo la importancia de establecer puentes entre las neurociencias y la educación, pues ambas salen enriquecidas y los alumnos beneficiados.

Las neurociencias tienen mucho que ofrecer a la educación puesto que es básico entender:

  • Cómo realiza el cerebro los distintos procesos.
  • Cómo intervienen las distintas áreas cerebrales en los diferentes  aprendizajes.
  • Qué tipo de trabajo podemos hacer con un alumno para que le sea más fácil el aprendizaje, teniendo algún trastorno (dislexia, discalcúlia, TDA-H, disfasia…) o sin tenerlo.

Así, lograremos alumnos implicados en sus aprendizajes porque estaremos motivándolos, ofreciendo objetivos y logros asumibles.

Aplicando la neurociencia a la educación, lo que se intenta es desarrollar estrategias, métodos y herramientas para que la educación y el aprendizaje  estén de acuerdo  con el desarrollo neurofisiológico del individuo.

La neuroeducación investiga los procesos básicos implicados en el aprendizaje, los procesos cognitivos y como influye la flexibilidad, la motivación y las emociones en el aprendizaje.

El cerebro es muy plástico. Por plasticidad entendemos que las conexiones sinápticas, entre neuronas, van cambiando a lo largo de toda la vida en función de las experiencias que vamos recibiendo y la educación es una primordial.  Esta plasticidad sináptica permite adaptarnos mejor.

El educador debería ser la persona que nos guiase en la dirección adaptativa, a través de la experiencia del aprendizaje.

Adecuar  óptimamente los métodos de educación a  la realidad  neurobiológica es la mejor manera de garantizar la eficacia del proceso educativo.

El periodo sensible, en el desarrollo del cerebro, va desde la infancia a la adolescencia ya que es cuando hay una mayor reorganización neuronal y ésta es la etapa de escolarización.

Siendo educador es imprescindible ir entrando en las neurociencias y su aplicación en los aprendizajes para poder facilitar los procesos de memoria, atención, lectoescritura, comprensión lectora, habilidad con los números, entrenamiento de las funciones ejecutivas y sentar unas buenas bases de aprendizaje.

Desde mi formación como bióloga, con postgrado en la cátedra de neurología y mi experiencia como terapeuta de dificultades de aprendizaje y responsable de la orientación psicopedagógica en escuelas, he formado a los profesores para que, con el conocimiento adecuado, pudieran ir haciendo este puente.

El cambio que he podido observar en los alumnos ha sido muy importante y motivador para seguir impulsando este puente entre las neurociencias y educación.

Bases de aprendizaje para la lectoescritura

Todos hemos oído hablar de las neurociencias y del necesario puente entre éstas y la educación.

Los descubrimientos en las neurociencias han contribuido a desarrollar distintos modelos de enseñanza–aprendizaje puesto que nos muestran como el cerebro aprende, memoriza, olvida, razona,  planifica…

Para que la enseñanza y el aprendizaje vayan de acuerdo al desarrollo neurofisiológico del alumno y, por lo tanto, su metodología respete la maduración neurobiológica, es necesario este vínculo entre neurociencias y educación y la formación para establecerlo.

Hay mucha inquietud por las competencias básicas, los niveles de expresión y comprensión oral y escrita. Es necesario trabajar bien las bases de aprendizaje para lograr consolidarlas y reforzarlas. Consiguiendo que el mínimo número de alumnos lleguen a su siguiente ciclo educativo sin saltar etapas madurativas, lograremos tener menos diagnósticos erróneos o “etiquetas” limitantes; por ejemplo, decir que un alumno es disléxico cuando aún está integrando el eje horizontal (derecha-izquierda).

Uno de los procesos madurativos del SNC (sistema nervioso central), clave para el aprendizaje, es el que nos lleva a definirnos como diestros o zurdos.

Cuando nacemos nuestro SNC está muy inmaduro tanto a nivel motriz como sensorial. En el proceso madurativo que pasamos hasta llegar a caminar, hemos hecho una evolución impresionante tanto motriz como sensorial. Esto nos permite integrar los tres ejes del espacio: cuando estamos estirados integramos el eje arriba – abajo (vertical), cuando estamos de pie el delante – detrás  (profundidad) y luego vamos integrando el derecha – izquierda (horizontal).

  A nivel neurológico, conseguimos una maduración de las vías de entrada de información (sensoriales: visión, oído, tacto,… ) y de la vías de salida de información (motrices).

Todo este proceso permite que asimilemos la orientación en el espacio del código alfanumérico (base para el aprendizaje) y por lo tanto, que podamos codificar y descodificar letras y números. Una buena integración de los ejes evita, por ejemplo, las inversiones numéricas.

Al mismo tiempo nuestros ojos, como órganos receptores de información, han madurado en los movimientos necesarios para la lectura, para enfocar, para discriminar las letras y para coordinarse con el movimiento de la mano con la que escribimos. Logramos en este proceso las bases para una buena lectura y escritura.

Desde la escuela se pueden hacer unos ejercicios para conseguir todo lo anterior. Desde Educación Infantil (incluido primer ciclo) a primer ciclo de Educación Primaria practicando unos ejercicios, siguiendo un programa, evitaremos muchos alumnos sin buenas bases para la lectoescritura. Nuestra experiencia trabajando en guarderías y escuelas ha demostrado que en estas edades es clave seguir un programa donde se trabaje esta maduración: programa BAPCA (Bases de Aprendizaje Para el Código Alfanumérico).

Hemos detectado muchos alumnos que, estando aún en su proceso madurativo, aunque con un retraso, podíamos reconducir y reforzar las etapas que no tenia consolidadas, evitando futuros problemas de aprendizaje. Incluso hemos podido observar cómo, desde que la escuela ha  puesto en marcha el programa BAPCA  (Bases de Aprendizaje Para el Código Alfanumérico), el número de alumnos con dificultades en lectoescritura, en ciclo inicial de Primaria, ha disminuido.

Si deseáis ampliar información sobre el programa BAPCA  (Bases de Aprendizaje Para el Código Alfanumérico) no dudéis en contactar con nosotros.

Nube de etiquetas